Los consumidores se preocupan mucho por su privacidad… hasta que les ofrecen pizza gratis

Los clientes se preocupan bastante por su intimidad… hasta que les proponen pizza gratis

 

Uno de los elementos que se convirtió en una recurrente en las intranquilidades de las marcas y en su estrategia para posicionarse mejor de cara al futuro es el intentar abarcar a los clientes y su preocupación por cómo están utilizando sus datos personales. La información se convirtió en un elemento definitivo en el momento de detallar la estrategia de las compañias, uno de esos que se transforma en una especide de cuestión que puede mover al éxito o al fracaso a la compañía en cuestión. Por esto, las compañias están juntando datos y más datos e intentan posicionarse bastante superior en ese lote. Desean saberlo todo sobre sus clientes, porque solo con esa información en la mano conseguirán situarse en una posición mejor que sus competidores.

Pero, mientras las compañias se detallan más con intereses por los datos y bastante más centradas en poder amontonar información, también está creciendo la preocupación entre los clientes. Estos son cada vez más conscientes de que las compañias desean saberlo todo sobre ellos y son más conscientes también de los peligros asociados. No desean que las compañías guarden sus datos y no desean ofrecerles información personal.

Esto se convirtió en un inconveniente para las compañias por dos causas. Por un lado, creó un reciente elemento de presión, haciendo que ciudadanos y gestiones conviertan a los datos en una de sus intranquilidades. Por otro, hizo que cosechar la información se convierta en algo bastante más difícil.

Pero… ¿verdaderamente están los clientes tan preocupados por sus datos personales o en el final tienen la capacidad de olvidar rápidamente esa preocupación cuándo les conviene?

Este último punto es el que termina de mostrar un estudio, que se podría sintetizar en que los datos nos preocupan bastante hasta que alguien nos da pizza gratis.

Eso es lo que demostró un trabajo de investigación hecho por una experta del Stanford Institute for Economic Policy Research y otras dos del MIT. “La gente no se ve preparada para hacer acciones caras o inclusive pequeñas acciones para proteger su intimidad”. señala Susan Athey, la experta, a Quartz, señalando que para los clientes por bastante que señalen sus pensamientos malos frente la cuestión no toman las elecciones primordiales para posicionarse frente a ello.

Lo que dice el estudio

Para llegar a esta conclusión, las causantes del estudio han tomado una muestra de alumnos universitarios, a la que les brindaron numerosas configuraciones de intimidad en el momento de administrar un monedero virtual. De entrada, el orden en el que se presentaban las distintas opciones de intimidad afectaba a cómo tomaban esa decisión.

Cuando la opción de intimidad más elevada era la primera del catálogo, el 78% de los alumnos la seleccionaban. Cuando se bajaba a la segunda posición, el porcentaje caía y solo el 65% la escogía. Y lo más atrayente es que esto ocurría con todo el mundo: inclusive esos alumnos que habían exhibido una más grande preocupación por su intimidad de palabra tomaban estas mismas elecciones.

A eso se sumaba que la vagancia o la pereza vencían sobre la preocupación sobre la seguridad de la información. El monedero permitía añadir una más grande encriptación si se seguían bastantes pasos plus. Media parta de los alumnos comenzaba el desarrollo, pero de todos modos no lograban llevarlo a cabo. En relación había que llevar a cabo más cosas, se perdían clientes por el sendero. Solo la mitad de esa mitad llegó a la etapa final de encriptación.

Las cosas también variaban mientras se añadía el aspecto obsequio. Cuando se ofrecía pizza gratis a los alumnos si a cambio daban la dirección de correo electrónico de tres amigos, la mayoría de los alumnos no se lo pensaba. Se quedaban con la pizza y regalaban la información de contacto, inclusive cuando eran también personas preocupadas con la intimidad. Generalmente, el estudio descubrió que los clientes tienen la capacidad de dejar muchas de sus intranquilidades sobre intimidad si se proponen incentivos y también para entrar a información, por muy sin importancia que sea.

Los clientes se preocupan bastante por su intimidad… hasta que les proponen pizza gratis by Potencial Digital en Argentina

CONTACTO

Enviado con éxito

Enviando

©2018 PotencalDigital Desarrollo Web y Posicionamiento Web by GoDesign Desarrollo HTML5 y Diseño Responsive

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

A %d blogueros les gusta esto:
SEMrush