Cuando Google ‘compró’ Apple y lo que nos dice sobre los riesgos de los algoritmos

Cuando Google ‘compró’ Apple y lo que nos comunica sobre los peligros de los algoritmos

 

Podría ser la historia del año y hasta probablemente la novedad de la década en el planeta de los negocios, pero su ‘estrella’ no pasó más allá de unos pocos minutos. En la mitad de la día de ayer, el servicio de novedades de Dow Jones (los dueños de The Wall Street Journal y adjuntado con Reuters y Bloomberg los más fiables del sector) publicó un extraño bombazo informativo.

Google acababa de adquirir Apple por 9.000 millones de dólares. Era “un movimiento asombroso” decía el teletipo (que también explicaba que todo se encontraba relacionado a un convenio misterio que se había desvelado en la lectura del testamento de Steve Jobs). Poco después se publicó otro teletipo con el titular “Google says Yay” (Google dice sí, pero de un método muy coloquial), que era además el desenlace de la crónica (delirante crónica) original.

El modo en el que se presentaban las novedades y los sucesos que emplearon hacía que, desde un instante, no pareciese algo muy serio o confiable, por bastante que estuviese Dow Jones detrás. Eso era lo que parecía, por lo menos, a ojos humanos. Cuando los causantes del servicio salieron a argumentar que la novedad era falsa, no fue verdaderamente una sorpresa. Todo había sido culpa de un servicio de tecnología. Estaban probando una tecnología y los sucesos se han publicado por error.

Pero la adquisición ‘fallida’ de Apple de parte de Google dice también varias cosas sobre cómo el creciente peso de la tecnología puede terminar provocando inconvenientes. Más allá de que la publicación de las novedades fuese un error de una utilidad tecnológica, nuestra respuesta de la tecnología también es digna de análisis.

El bot picó

Como recuerdan en The New York Times, antes de que la mentira fuese visible la información afectó sutilmente a las acciones de Apple. Al final de cuenta, como señalan en TechCrunch, la información no tenía ningún sentido para el humano (el acuerdo en el testamento de Jobs vencía ayer y era cuando había que cerrar la venta y Google iba a recibir 9 acciones de Apple por cada acción de Google), pero era completamente lógico para un bot.

De hecho, toda la reacción en bolsa, está relacionada a esto. Los algoritmos ‘leyeron’ el titular y actuaron. Partiendo de sus lecturas de keywords y sus análisis (como recuerdan en TechCrunch probablemente un análisis de tendencias… en el que confiaron en lo que estaban diciendo otros bots), los robots que marcan lo que sucede en los mercados respondieron al mensaje.

No solo las acciones de Apple subieron (2 dólares) sino que además cuando apareció el mensaje en los teletipos aumentó de forma trascendente el volumen de transferencias (se pasó de 100 a 800 y después a 2.240). Para las utilidades tecnológicas de trading, la novedad venía de una fuente legítima y por consiguiente había que hacerle caso.

Y aquí está la cuestión que expone los peligros que todavía tiene la tecnología y por qué todavía se requiere al cerebro humano. Los últimos escándalos en Google y Facebook y dado que estas compañías estén creando sus propios ejércitos de trabajadores humanos para frenar inconvenientes que hasta la actualidad gestionaban los algoritmos fue el primer anuncio. Investigar los errores a los que están viéndose arrastradas las firmas en oportunidades como estas puede ser una especide de segundo anuncio.

Cuando Google ‘compró’ Apple y lo que nos comunica sobre los peligros de los algoritmos by Potencial Digital en Argentina

CONTACTO

Enviado con éxito

Enviando

©2018 PotencalDigital Desarrollo Web y Posicionamiento Web by GoDesign Desarrollo HTML5 y Diseño Responsive

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

A %d blogueros les gusta esto:
SEMrush